Un rostro formado por un ojo de una persona anciana y otro de un niño

Los cambios socioeconómicos y sociodemográficos que han ido sucediendo han traído consigo un incremento importante de las personas mayores con limitaciones en su autonomía, aumentando tanto  las necesidades y demandas de atención y prevención y  como la necesidad de apoyo a las familias, debido, entre otras causas, a un cierto debilitamiento del apoyo social informal.

 

A través de los servicios, prestaciones puestas a disposición se contribuye a dar una respuesta firme, sostenida y adaptada a las necesidades de las personas mayores, a sus familias y a los colectivos relacionados, dando prioridad a la cobertura de las necesidades de aquellas personas con mayor dependencia y  adecuándose cada vez con mayor eficacia a los retos planteados por  el modelo  sociedad actual.