GR 99. Río Ebro

GR 99

930 kilómetros de recorrido convierten al Ebro en el segundo río más largo de la Península Ibérica, después del Tajo, aunque a su disposición en el interior de un valle amplio y bien definido por cadenas montañosas le permite vertebrar más de 85.000 km2, constituyendo así la cuenca más compleja, extensa y caudalosa del territorio ibérico.
Puestos en frente de un mapa físico, el triángulo de la depresión del Ebro destaca sobre la práctica totalidad del cuadrante noroiental peninsular. Es la única gran corriente fluvial de la vertiente mediterránea, frente al resto de arterias peninsulares de similar entidad - Tajo, Duero, Guadiana y Guadalquivir- que fluyen hacia el océano.
 
Esa cuenca triangular está nítidamente enmarcada por los Pirineos, al norte y en dirección oeste-este; el Sistema Ibérico, por la margen derecha, en dirección noroeste-sureste; la Cordillera Cantábrica, en el angulo noroeste; y la Cadena Costero Catalana, al este y en paralelo al litoral. Son montañas de relieves enérgicos que elevan la divisoria de aguas hasta la media de los 2.000 m de altitud.
 
La trascendencia paisajística y medioambiental del Ebro tiene su parangón en la dimensión antropológica que el río ha alcanzado desde tiempos remotos. Este Camino Natural trenza ambos mundos, el natural y el cultural, el río y sus biotopos y la experiencia, genuinamente humana, de idear y recorrer un camino.
 
Este Gran Recorrido suma un total de 1280 km (incluyendo sus ramales). De ellos, 118,5 km pasan por tierras alavesas, en ocho etapas diferentes o en parte de ellas. Discurren en su mayoría próximos al límite territorial alavés y junto a sus vecinos Burgos y La Rioja.
 
La GR99 etapa a etapa puedes encontrarla en el siguiente enlace:
 
 
Si lo prefieres, está disponible para su descarga la topoguía completa:
 
 
  • Imágenes
    null