Cookie

El embalse de Ullíbarri-Gamboa y su entorno

Embalse de Ullíbarri-Gamboa

UN EMBALSE, VARIOS USOS, MUCHOS BENEFICIARIOS.

 

El embalse de Ullíbarri-Gamboa, que es la principal reserva de agua de consumo humano en Álava y Vizcaya, da vida a un entorno que ha aprovechado los cambios que el ser humano ha introducido en el paisaje, convirtiéndose en un humedal de altísimo valor ambiental.

Situado en la Llanada Alavesa, el embalse recoge las aguas de la cuenca del río Zadorra. Esta cuenca encauza los afluentes y arroyos procedentes de las laderas de la divisoria de aguas al norte de Álava, con los montes de Elgeamendi, Aizkorri y Aratz; y de la sierra de Entzia al sur.

La localización del embalse en una zona de transición a caballo entre la influencia oceánica y el clima continental de interior, favorece la biodiversidad, con la presencia de especies de ambientes diversos. Bosquetes de quejigos, vegetación de ribera jalonando arroyos y ríos, ambientes acuáticos con amplias láminas de agua, tierras de cultivo y pequeños núcleos de población, hacen posible un uso humano compatible con la conservación de sus recursos naturales.

Un poco de historia

La creciente demanda eléctrica a raíz de la industrialización, unida a la necesidad de abastecimiento de agua para una población que no paraba de crecer, fueron los motivos para que, en 1926, Manuel Uribe-Echevarría solicitara la concesión para realizar las obras del embalse de Ullibarri-Gamboa. Sin embargo, ésta fue rechazada en junio de 1928, por no considerarse adecuado desviar aguas de una cuenca en la que se pretendía aumentar el regadío.

La realización del proyecto del primer gran trasvase de cuenca a cuenca permitido en España tuvo que esperar hasta 1934, año en el que fue aprobado por el Gobierno de la II República.

No obstante, la Guerra Civil impidió que se llevara a cabo, aplazando el proyecto hasta 1945, año en el que el ingeniero vizcaíno vendió la concesión a Altos Hornos de Vizcaya S.A., que a través de la sociedad "Saltos y Aguas del Zadorra" fueron los que finalmente llevaron a cabo la construcción del embalse.

Más de 3.500 hombres tomaron parte en las obras que empezaron en el año 1947 y acabaron en 1957. El 20 de abril de 1958 dio comienzo el llenado del embalse.

En aquella época, el valle de Gamboa estaba formado por los pueblos de Azua, Garaio, Landa, Larrinzar, Mendijur, Mendizabal, Nanclares de Gamboa, Orenin, Ullíbarri-Gamboa y Zuazo de Gamboa. La población, que en 1940 contaba con 630 vecinos, se dedicaba a la agricultura y a la ganadería principalmente.

Casi todos los pueblos del valle se vieron afectados por la creación del embalse que ocupó un total de 1.874 hectáreas. Mendizabal, Landa y Zuazo de Gamboa quedaron totalmente sumergidos; a diferencia de Garaio, Azua, Ullíbarri-Gamboa, Nanclares de Gamboa y Orenin, de los que parte de sus caseríos no se llegaron a inundar, aunque éste último se convirtió en una isla sin acceso. Aun así, la mayoría de los habitantes se vieron obligados a emigrar ya que sus tierras sí quedaron bajo el agua.

La fauna y la flora propias de la zona también se vieron afectadas por el llenado del embalse, siendo desplazadas y/o arrasadas por el agua, y paulatinamente sustituidas por especies adaptadas a la vida acuática. Con el tiempo, esta reserva de agua ha contribuido a diversificar el paisaje, lo que unido a la naturalización de la que hoy en día goza este ecosistema acuático, ha venido a enriquecer la fauna y flora de la Llanada alavesa, convirtiéndose en humedal Ramsar y formando parte de la red Natura 2000.

 

El embalse hoy en día


Con una capacidad de 146 hm3, actualmente el embalse de Ullíbarri-Gamboa abastece al 50% de la población de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Desde la estación de bombeo ubicada cerca de la presa, en el pueblo de Ullíbarri-Gamboa, se bombean más de 800 litros por segundo para suministrar agua potable a la ciudad de Vitoria-Gasteiz y algunos pueblos del entorno.

Además, las aguas del embalse de Ullíbarri-Gamboa se desvían al de Urrunaga, ubicado en el río Santa Engracia, desde donde se trasvasan, por el denominado Salto de Barazar, hasta la central subterránea de Undurraga en Vizcaya. Es ahí donde, aprovechando un desnivel de 380 metros de altura, se produce energía hidroeléctrica. Esta central eléctrica está equipada con dos grupos de 42.500 kW, que suman una potencia total de 84.053 kW.

Por otra parte el embalse regula el caudal del río Zadorra. En épocas lluviosas, cuando sube el nivel de agua del embalse de Ullibarri, se hace uso del aliviadero situado en la presa para verter las aguas sobrantes río abajo. Este aliviadero, compuesto de siete compuertas, es capaz de evacuar 570 m3 de agua por segundo. Para evitar inundaciones aguas abajo, se acordó una curva de garantía o nivel máximo de llenado, con el que se puedan hacer frente a nuevas avenidas. Para conocer el nivel actual de agua del embalse . El acondicionamiento del entorno del embalse para el uso público con la creación de 3 parques y una ruta perimetral de casi 45 kilómetros ha favorecido el conocimiento y el uso público del embalse, incidiendo positivamente en su cuidado y conservación. Hoy en día los alaveses/as no podemos imaginar el valle de Gamboa sin el embalse. En el 2010 se estima que la afluencia de visitas ha superado las 234.000 en los Parque de Garaio, Landa y Mendixur. Pero los humanos no somos los únicos visitantes, miles de aves se acercan todos los años a Mendixur y las colas del embalse, y uniéndose a las aves, anfibios o invertebrados que viven todo el año en este agradable entorno.
 

  • Imágenes
    null