Parque Ornitológico de Mendixur

QUÉ HACER. Observar, aprender y disfrutar con las aves.

El Parque Ornitológico de Mendixur es cita obligada para los amantes de la naturaleza y sobre todo de las aves. Es un enclave que se encuentra acondicionado para facilitar la observación y el contacto con las aves: 2 sendas, 2 observatorios, paneles informativos e interpretativos. Mendixur es un lugar donde iniciarse en su identificación y diferenciación, conocer sus hábitos, deleitarse con su contemplación y disfrutar con ellas.
La combinación de ambientes diversos en el Parque y en su entorno es especialmente valiosa para la biodiversidad y en concreto para las aves, como lo demuestra la riqueza de especies que aquí se dan cita. De hecho en el Parque se mantiene una elevada diversidad de aves que crían, invernan o paran aquí para reposar y alimentarse durante sus migraciones que sorprende en número y variedad.
La observación de aves en Mendixur
Observar aves es una actividad relajante y enriquecedora cada vez más extendida entre los amantes de la naturaleza. Para lograr una observación satisfactoria de aves, que a la vez cause las menores molestias a la avifauna es preciso seguir una serie de recomendaciones.

¿Cuándo observar aves?
En el Parque Ornitológico de Mendixur, en cualquier momento del año y a cualquier hora del día (siempre teniendo en cuenta la calidad de la luz) se puede disfrutar de la visión de algunas de las especies residentes más comunes, como los somormujos, las fochas o los zampullines; aunque, si hay algún momento en el que la diversidad de las aves se manifiesta con todo su esplendor, es sin duda en las migraciones. De las dos migraciones, la prenupcial en primavera y la post nupcial en otoño, ésta última es la más espectacular siendo la de primavera más difusa, es decir, menos visual en cuanto a número y diversidad de especies. Aunque si lo que se quiere es disfrutar observando a las aves comenzando con la construcción de sus nidos y, en algunos casos como el de las fochas, disputando su territorio, ésta es la época adecuada. En primavera, además, se tiene la oportunidad de volver a observar las aves que migraron hacia zonas más cálidas durante el otoño y que aprovechan este lugar para retomar fuerzas y regresar a sus lugares de cría, quedándose muchas ya en este enclave con ese objetivo. Algunas aves fácilmente observables en este entorno durante la primavera además de los residentes mencionados anteriormente, son las garcetas comunes, garzas reales, cigüeñas, milanos negros y reales, cernícalos, vencejos, aviones zapadores, lavanderas boyeras y currucas capirotadas, entre otros.
No obstante, la diversidad de aves suele variar de año en año, dependiendo de las temperaturas, el nivel del agua, la disponibilidad de alimento, etc.
En otoño se pueden observar frecuentemente numerosos bandos de pequeñas aves como currucas, colirrojos, papamoscas, mosquiteros, etc. que aprovechan los recursos que este lugar ofrece para reponer fuerzas entre las ramas de setos y forestas y poder seguir así su largo viaje. También son frecuentes las rapaces y las limícolas, éstas últimas sobre todo cuando el nivel del agua baja aflorando los playazos de limo.
En invierno también es posible observar grandes bandos de aves procedentes del Norte como los ánsares, las grullas o las avefrías además de las residentes aclimatadas a todos los cambios estacionales que en este enclave ocurren y alguna que otra rareza que escapa de las olas de frío europeas como colimbos, barnaclas, etc.
Si lo que se quiere es disfrutar de la cara más familiar de las aves que aquí habitan y de sus cantos, exhibiciones, cortejos, anidamientos, persecuciones y cópulas, la época más idónea sin duda es la estival. En verano es fácil observar familias enteras de somormujos, ánades reales, fochas e incluso especies menos comunes y más llamativas como las garzas imperiales. También son frecuentes las concentraciones de diversos ánades, como los patos colorados, que inician la muda total del plumaje, la “mancada”, siendo fácilmente visibles.
¿Dónde y cómo se pueden observar aves en Mendixur?
* Paseando por la senda Biributxi, que tiene una longitud poco mas de 1000 m, hasta el observatorio de Buceadores, situado al borde del agua. También siguiendo hacia la senda Errekabarri hasta el observatorio de Carboneros, situado a unos 350 m desde el panel informativo. Desde los observatorios acondicionados con bancos y paneles informativos, se puede contemplar de forma relajada, cómoda, en silencio, sin molestar, ni ser molestado, numerosas aves acuáticas como ánades azulones, fochas, somormujos, cormoranes o porrones europeos entre otros.
* Otra opción es acercarse al punto de observación al aire libre situado al final de la senda Errekabarri de cerca de 1000 m, que conduce a la zona donde estuvo ubicado el antiguo observatorio de Trogloditas. El paseo discurre entre una maraña vegetal de endrinos, fresnos o robles, que dan cobijo y alimento a aves propias de zonas boscosas como el pito real, el escribano soteño, el jilguero o el petirrojo.
* Participando en una visita guiada interpretativa, acompañado de un guía-intérprete para contemplar, descubrir y conocer diferentes aves acuáticas en su medio natural. Consultar los horarios y calendario en su correspondiente apartado. La duración de la visita es aproximadamente de una hora y no es necesario inscripción previa. Las visitas son gratuitas, y se ofrecen en castellano y euskara.

Para más información:

* Llamar al teléfono 695782498
* Contactar por correo electrónico: garaio@galemys.com

* Realizando un recorrido autoguiado, con el apoyo de los paneles interpretativos que se ubican en los diferentes ecosistemas del Parque, para conocer qué esconden las aguas del embalse, cómo es el bosque del agua, quién vive en el límite, un paisaje en construcción o la isla de las zancudas. Para alcanzar a ver esta isla es preciso acercarse hasta el dique de Urizar, a unos 1.600 metros de distancia, fuera de los límites del Parque Ornitológico, pero situado en el Itinerario Verde.
* Tomando parte en las actividades organizadas por Birding Euskadi, ya que las colas del embalse son puntos de observación de aves incluidas en este proyecto.
Éstas no son las únicas opciones que el Parque nos ofrece, pudiendo simplemente dar un paseo a pie o en bici por este entorno privilegiado, acercarnos al pueblo de Mendixur o inmortalizar el paisaje con nuestra cámara fotográfica.
Colas del embalse, un punto de observación de Birding Euskadi
La observación de aves es otra manera de acercarse al medio natural, es una afición que cada vez cuenta con mayor número de adeptos, a la que dedican su tiempo de ocio, visitando diferentes lugares en su tiempo de ocio, lo que se llama turismo ornitológico.
Birding Euskadi  es un producto turístico que pone a disposición del visitante la información sobre los mejores lugares para la observación de aves en el País Vasco, así como las especies que se pueden ver en cada época del año, junto con otros servicios y equipamientos que puedan necesitar, como visitas guiadas, folletos informativos, alojamientos y restaurantes. Es un proyecto que contribuye al desarrollo socioeconómico de las zonas rurales y a la conservación de las aves y sus hábitats.
Desde 2010 las colas del embalse de Ullíbarri-Gamboa, incluido el Parque Ornitológico de Mendixur, forman parte del proyecto Birding Euskadi.
 

  • Imágenes
    null