Vuelta de la romería del Calvario Identificación
Autor:
Ignacio Díaz Olano
Obra:
Vuelta de la romería del Calvario
Materia:
Óleo sobre lienzo
Fecha:
1901-1903
Procedencia:
Museo de Bellas Artes de Álava.
Tratamiento:
Servicio de Restauración
Dimensiones:
226 x 326 cm.

Estado de conservación

Desde 1987, el cuadro ha sido sometido a actuaciones muy puntuales consistentes en la eliminación del polvo superficial y en la protección del lienzo por su reverso para que pudiera formar parte de exposiciones temporales.
Sin embargo, debido a sus problemas estructurales y estéticos, incrementados por las grandes dimensiones del lienzo, 208 x 308 cm, determinamos llevar a cabo una restauración total de la obra de Díaz Olano, en las dependencias del Servicio de Restauración.

El problema fundamental de este cuadro era que el bastidor original de madera, resultaba insuficiente para las grandes dimensiones de la obra. Con el peso de la tela estaba alabeado y deformado. Manipular este cuadro emblemático de Díaz Olano, en las numerosas exposiciones en las que formaba parte, era muy complicado pues cada vez que se trasladaba se corría el riesgo de que el bastidor se partiera por la mitad. Estos problemas estructurales repercutían en el lienzo ocasionando destensados y deformaciones en la zona inferior de la obra. También presentaba pequeños rotos y desgarros en los bordes causados por la tensión creada por las casi doscientas tachuelas clavadas a lo largo del perímetro del cuadro.

Otro de las alteraciones visibles al contemplar el cuadro, era la oxidación del barniz que había ocasionado el oscurecimiento de los colores, ocultando el verdadero colorido que el artista había querido plasmar en la creación de esta obra de arte. El barnizado había sido aplicado con brocha y estaba repartido de forma desigual sobre la pintura.
 

Tratamiento

Procedimos a eliminar el barniz oxidado mediante pequeños hisopos impregnados en las mezclas determinadas por el test de Masschelein Kleiner.

La limpieza del reverso de la tela fue por medio de aspiración y brocha de pelo suave. Aunque la tela está en buen estado, dadas sus grandes dimensiones, vimos necesaria la realización de un forrado flotante para proteger y dar mayor estabilidad al conjunto y de paso, aislar la tela original. El tejido utilizado es una tela de poliester. Se ha grapado la tela de poliester al nuevo bastidor, realizado en madera de pino de Soria con triple cruz y travesaños más anchos.

Se estucaron dos pequeñas lagunas que se reintegraron con pigmentos molidos aglutinados con una resina acrílica. Finalmente se aplicó un pulverizado de barniz dammar al 3%. Esta última capa proporciona a la pintura una barrera frente a nuevas alteraciones externas y realza los colores que caracterizan la paleta de Díaz Olano.

En el reverso, colocamos traseras de cartón neutro que aíslan la obra de humedades procedentes de la pared, vibraciones durante los traslados, etc.

 

  • Imágenes
    null